Es una palabra relativamente nueva pero que ya lleva un tiempo estando de moda: el networking. Como otras veces, recurro a la socorrida Wikipedia para situar el concepto, que más o menos dice, traduciendo libremente la definición del inglés, que el networking es la actividad por la cual la gente de negocios y los emprendedores se reúnen para encontrar o crear nuevas relaciones de trabajo, compartir información y buscar partners para potenciales nuevos proyectos.

Recuerdo una vez que se me escapó el palabro cuando trataba de explicar a mi madre lo que había hecho durante una tarde entera en un evento al que yo había asistido. Tras aclararle el concepto, me dijo “eso está bien hijo, que nunca se sabe cuando te puede venir bien tener un enchufe”. Y es que las cosas se suelen ver mejor cuando coges un poco de perspectiva, como hacía en ese momento mi madre para quien el mundo de la empresa está a años luz de distancia.

Desde luego, decir que vas a un sitio a hacer networking suena muy cool, igual que tantos palabros importados del inglés, todos muy cool, como couching, mentoring o team building (aunque este último siempre me ha sonido a actividad de gimnasio de las que dan agujetas al día siguiente…). Pero decir que vas a una conferencia que te interesa entre poco y nada con la única intención de ver si encuentras a alguien que te enchufe en su empresa es todo lo contrario a cool. Más bien habría que buscar algún término (seguramente en castellano) similar a “paleto” ¿no?. Aunque es cierto que ambas expresiones (hacer networking vs buscar enchufe) pueden llegar a estar muy cerca una de otra.

Vuelvo a mis definiciones: Para el diccionario de la RAE, un enchufe es un “cargo o destino que se obtiene sin méritos, por amistad o por influencia política”. La palabra clave en esta definición es sin méritos. Me encuentro con frecuencia gente que busca medrar y progresar en la empresa olvidándose de hacer los méritos necesarios para ello, buscando la vía rápida del “networking”. Entonces, parafraseando la famosa película, me pregunto muchas veces “¿por qué le llaman networking, cuando quieren decir enchufe?”. Si un grupito de personas influyentes queda para jugar al pádel, pues se juega al pádel, o a correr maratones si es lo que le gusta al jefe. Todo por obtener más posibilidades de hacer “networking”.

¿Es lo mismo networking que enchufe entonces? En absoluto. No es lo mismo que te elijan para un determinado puesto de trabajo por tu preparación, por tus méritos o por tu experiencia previa que te elijan simplemente “porque te conocen”. En un caso te has ganado ese contacto y esa elección, en el otro no. Y por supuesto, creo que el networking es fundamental hoy en día para conseguir tus metas profesionales. El nuevo mundo digital nos ofrece la oportunidad de hacer networking 24 horas al día, 365 días al año. Ahora se nos permite demostrar nuestra valía continuamente escribiendo en un blog o participando activamente en las redes sociales. Tenemos todas las herramientas para construir la famosa “marca personal” que nos ayudará a ser conocidos y a que personas que pueden necesitar en algún momento nuestros servicios nos tengan en cuenta.

Se puede pensar que hay algo de injusticia en esto, y que cuando por ejemplo se crea una vacante en una empresa, se debería abrir a todo el mundo y no debería permitirse adjudicar esa vacante “a dedo”. Yo creo que no hay ninguna injusticia si el adjudicatario de esa plaza ha demostrado previamente su valía y se ha ganado la confianza de aquel que ha pensado en él para ese puesto. La injusticia viene cuando el candidato no ha hecho nada para merecer el puesto, pero hemos quedado en que eso es enchufe, no networking

¿Y qué podemos hacer por nuestra parte? Pues demostrar que somos buenos en nuestro trabajo y tratar de acercarnos con naturalidad y sin forzar situaciones absurdas a aquellas personas que consideremos que pueden aportarnos algo en nuestra carrera. La era digital en la que vivimos nos ofrece un montón de posibilidades para ello. Es cuestión de constancia, un poco de paciencia, y de no esconder nuestros méritos sino de mostrarlos a todo el mundo.

 

Anuncios