Estamos en una era de cambios constantes que muchos llaman “la Cuarta Revolución Industrial en la que cada vez debemos ser más “digitales”, más “diversos”, más “globales” y muchos otros adjetivos de significado un poco difuso. A su vez, las necesidades de las empresas que nos contratan también cambian ya que están buscando continuamente nuevos mercados, nuevos modelos de negocio y como consecuencia de todo ello, nuevos perfiles laborales.

La forma en que la que hoy se trabaja en las empresas ha cambiado radicalmente respecto a hace 20 años, por poner la referencia de cuando más o menos yo empecé a trabajar. Recuerdo ver el correo electrónico como un invento casi de brujería en una época donde lo moderno era tener fax y donde el teléfono móvil era un zapatófono al alcance solamente de los jefes muy jefes. El proyecto que antes llevaba tres meses de tiempo ahora se hace en 3 semanas y donde se necesitaba un equipo de cinco personas ya es suficiente con poner a una ayudada como mucho por un becario. Es decir, la agilidad y la rapidez son claves hoy en día.

Por otra parte, hace 20 años no había community managers, ni analistas web ni expertos en usabilidad. Ahora nos encontramos con nuevos perfiles en la empresa a los que quizá tenemos la tentación de minusvalorar y de tender a pensar que se dedican un poco a los pájaros y las flores cuando suele ser lo contrario, su labor es cada vez más visible y será fundamental para nosotros el saber adaptarnos a trabajar con y para ellos.

En el futuro, la agilidad y la capacidad de adaptarse a entornos cambiantes será lo que haga sobrevivir a unas empresas a costa de condenar a otras. Por eso, creo que en los próximos años habrá menos estructura jerárquica en las organizaciones y más equipos cerrados de trabajo con autonomía para tomar sus propias decisiones, ganando por tanto en agilidad. El secreto del éxito será entonces ser capaces de conformar equipos cuyos miembros tengan habilidades complementarias y no estén todos cortados por el mismo patrón. Porque si te fijas bien, te darás cuenta de que ahora los equipos se acaban pareciendo al jefe que los dirige, debido en gran parte a que el jefe prefiere rodearse de personas afines a él y que se parezcan a él porque es lo más cómodo de dirigir. Pero a la larga configurar así los equipos acaba siendo poco eficiente porque la diversidad de puntos de vista y de enfoques y el tener habilidades complementarias es clave para lograr buenos resultados.

También cambiará la manera en la que encararemos nuestra formación laboral. Se acabó el estar una semana en un aula de formación con un profesor. La formación online toma cada vez más importancia y aparecen nuevas herramientas cuyo fundamento es facilitar el poder compartir conocimiento entre sus miembros. Debemos interiorizar esos nuevos modelos y saber gestionar nuestra autoformación, aprendiendo de otros y no de un profesor.

Los modelos de evaluación de desempeño seguirán evolucionando. Igual que habrá equipos de trabajo autónomos, la evaluación del desempeño estará basada en evaluar la contribución más cualitativa que cuantitativa de la persona en ese grupo. Si el equipo gana el empleado gana y al final, la empresa gana.

Por último, es evidente que la automatización de tareas y la digitalización de los procesos está transformando todos los trabajos y a su vez las empresas rediseñan los puestos de trabajo para sacar toda la ventaja posible de las nuevas tecnologías. Muchos trabajos que puedan ser automatizados acabarán desapareciendo pero por el contrario, tomarán más valor las actividades más creativas y aquellas otras ocupaciones destinadas a mejorar la experiencia del cliente y también la experiencia del empleado, como pieza fundamental de las organizaciones.

En resumidas cuentas, el mundo está cambiando muy rápidamente y como consecuencia, las empresas también. Entonces, como han hecho desde siempre las especies en la naturaleza, debemos ser capaces de evolucionar nuestras capacidades para adaptarnos a todos esos cambios y sobrevivir en ese entorno cambiante. Lo bueno es que tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para hacerlo.

Anuncios